domingo, 10 de marzo de 2013

Juegos

En la residencia, el viejo vio el último dardo de luz del día aterrizar sobre el zapato de su vecino. Hasta en eso perdía. 
Y mientras las enfermeras repartían las medicinas, el anciano trató de pensar contra quién se jugaba esa partida de la vida. A la mañana siguiente ganó, pero el aguijón del sol no lo despertó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada