viernes, 4 de abril de 2014

La herencia

–La barbilla es enteramente del padre. 
–Bueno, pero tiene los ojos de la abuela. 
–¡La nariz es mía! 

Poco a poco los familiares fueron descuartizando al bebé hasta no dejar de él ni una gota de identidad propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada