miércoles, 6 de mayo de 2015

Hospital provincial

Aquí se almacenan los hombres rotos. Las habitaciones están numeradas y los hombres rotos de dentro también. Cada una tiene al hombre número uno y al número dos. En torno a ellos hay personas que los llaman papá, primo, hermano... Son lo que quedarán de los hombres rotos cuando se hayan ido: los encargados de recordarlos. 
A veces los hombres terminan por romperse del todo. Otras, se medio arreglan y los ves con remendones por los pasillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada