viernes, 1 de mayo de 2015

Arganzuela I

Un perro atado a un árbol. Perro-cuerda-árbol. El perro echa raíces. El árbol se desarraiga y camina. La cuerda se tensa. Las mañanas en el barrio son así: personas -que son cruces de otras personas- salen de puertas; personas -que son adioses y holas- entran en puertas; trasiego de coches en medio. Y perros-cuerdas-árboles que esperan en la tensión de la pausa-movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada